Software como servicio (SaaS).

Software como servicio (SaaS) es el acrónimo en inglés de Software as a Service, este es un modelo de distribución de software en donde la compañía de IT provee el servicio de mantenimiento, operación diaria y soporte del software usado por el cliente.

El software es un producto que se puede distribuir de varias maneras, de forma clásica es mediante una instalación directa en equipos del cliente.

Normalmente si alguien quiere usar una aplicación de ventas, compra el CD de instalación, ejecuta un programa de configuración, da sus claves y listo, puede hacer uso del sistema. Pero si el usuario necesita que otra persona, en una ubicación diferente, viera su lista de clientes, pendientes o precios y los quisiera manipular con el mismo software, necesitaría u otro CD o bajarlo de la web, otra licencia, una VPN o correo electrónico. En cambio si tiene un software modelado como servicio los requerimientos pueden ser tan simples como contar con una conexión a internet solamente.

Software bajo demanda.

Es software donde el acceso es vía Internet. No necesariamente se da por medio de navegadores Web, la lógica de negocio reside en la localidad central del proveedor.

Las actividades son administradas en lugares centrales y no en la oficina del cliente. La distribución de la aplicación tiene el modelo de uno a muchos es decir, se realiza un producto y el mismo lo usan varios clientes.

Beneficios de una oferta On Demand.

  • Enfocada a que el 100% de los recursos generen Retornos de Inversión (ROI).
  • Evitan grandes inversiones de capital y costosos inicios.
  • Administración de ambientes de centros de datos hosteados, monitoreados día a día, cargas de parches y actualizaciones sin costos asociados.
  • Minimización y administración de riesgos financieros inecesarios para la compañía.
  • Flexible, soluciones multi-site que facilmente y a bajo costo pueden expandirse de forma global.
  • Disminuye requerimientos y costos técnicos para las corporaciones.

Ventajas del software bajo demanda.

  • El cliente no necesariamente debe tener un área especializada para soportar el sistema, por lo que baja sus costos y su riesgo de inversión.
  • La responsabilidad de la operación recae en la empresa IT. Esto significa que la garantía de disponibilidad de la aplicación y su correcta funcionalidad, es parte del servicio que da la compañía proveedora del software.
  • La empresa IT no desatiende al cliente. El servicio y atención continua del proveedor al cliente es necesaria para que este último siga pagando el servicio.
  • La empresa IT provee los medios seguros de acceso en los entornos de la aplicación. Si una empresa IT quiere dar opciones SaaS en su cartera de productos debe ofrecer accesos seguros para que no se infiltren datos privados en la red pública.
  • No es necesaria la compra de una licencia para utilizar el software, sino el pago de un alquiler o renta por el uso del software.
  • Rápido y sencillo despliegue, configuración y capacitación.
  • Única base de código.
  • Modelo de arquitectura de “uno-a-muchos” escalable, seguro, reproducible y capaz de soportar miles de usuarios concurrentes en una sola aplicación.
  • Los ciclos de actualización se producen varias veces al año, además de pequeñas mejoras.
  • Capacidad para configurar y personalizar la apariencia, el flujo de trabajo y otras características para satisfacer las diversas necesidades de una gran base de clientes.
  • Capacidad para integrar y utilizar las API de servicios Web con otras existentes de terceros desarrolladas y las aplicaciones empresariales y bases de datos.
  • Back-end de aplicación de acogida gestionados remotamente o instalaciones del cliente, o por un tercero.
Infraestructura Comentarios desactivados en Software como servicio (SaaS).

Comentarios cerrados.